Te Amo, One, el romántico y activista poemario de María Padilla Domínguez.

Publicado por Lourdes Bernabé en

La joven escritora onubense, María Padilla, ha cumplido su sueño de publicar su primer libro, Te Amo, One, a principios de este caótico año 2020. Su pasión por la escritura queda es visible a lo largo de toda la entrevista gracias a su modo tan honesto de describir su visión sobre el mundo de la literatura. Con actitud arrolladora, María, nos cuenta como ha vivido las insólitas circunstancias de los últimos meses, extrayendo lo positivo de todo ello con el objetivo de poder definir sus futuros proyectos.

¡Hola María! Estamos encantados de tenerte con nosotros para poder conocerte a ti y tus poemas. Lo primero, ¿Cómo te sientes después de toda esta situación de alarma y distanciamiento social? Este tipo de situaciones, ¿te inspiran a crear o sueles dedicarlo a otras actividades o hobbies?

¡Hola! En primer lugar, quería daros las gracias por apostar por mí y por mi proyecto. Para mí es un auténtico regalo y una gran oportunidad. Precisamente en estos momentos de alarma y distanciamiento social, el poder llegar a los demás y darme a conocer mediante vuestra revista es un privilegio. Creo que es totalmente necesario que personas como ustedes, con voz y palabras, apostéis por personas emprendedoras y autodidactas que buscamos un hueco en el mundo del arte, sobre todo, por aquellas personas con pocos medios que aún estamos empezando.

Las circunstancias mundiales que estamos viviendo son muy duras para todos, pero por suerte me considero una persona muy privilegiada pues hay muchas personas que han perdido a sus familiares o sus puestos de trabajos, pero también otras muchas que por culpa de esta crisis mundial no tienen recursos suficientes para poder afrontar las medidas higiénicas y sanitarias tan necesarias o incluso que sus problemas económicos son tan grandes que esperan largas colas para recibir alimentos. Son ellos los verdaderos afectados de todo lo que estamos pasando y aunque ni el estado de alarma ni el distanciamiento social me han servido para inspirarme y seguir con la escritura, me encantaría en el futuro poder escribir sobre los desastres que deja esta crisis. Creo que es una buena manera de visibilizarlo.

Además, aunque a priori no parezcan tan importantes, han sido muchos los factores y circunstancias nuevas a las que mi mente ha tenido que adaptarse en muy poco tiempo. Es también difícil pasar de la libertad a tener que estar días y días encerrada en casa sin ninguna distracción. Somos muchos los que hemos padecido miedo, ansiedad, angustia, ataques de pánico… Todo esto ha venido por sorpresa y estoy segura de que en su mayoría no estábamos preparados.

Nos encanta que las nuevas generaciones se dediquen al arte, lo redefinan y lo actualicen. En tu caso, has encontrado en la literatura tu forma de expresión, lo cual es muy llamativo porque no todo el mundo elegiría esta disciplina debido a que requiere un conocimiento y uso especial del lenguaje. ¿Qué te inspiró a explorar sobre el mundo de la literatura?

La verdad es que desde que era pequeña siempre me inculcaron el gusto por la lectura, aunque es cierto que hubo una etapa en la que renegué totalmente de leer libros. Cuando me adentré en la adolescencia (12 o 13 años) sufrí un cambio repentino de opinión y decidí retomar esta actividad. Sorprendentemente me enganché por completo a los libros. No paraba de leer y mi gusto por la lectura y literatura fue más allá gracias a mis profesores y profesoras del instituto. Creo que la educación y la escuela tienen una gran herramienta en estos temas y que debería potenciarse más esta faceta, pues estoy segura de que, haciendo más hincapié en la importancia de la lectura y de la escritura, así como de otras artes e inteligencias, muchos más niños y niñas podrían experimentar lo mismo que yo.

Por suerte siempre tuve profesores y profesoras muy involucrados en educar e incentivar a que el alumnado se interesara por la literatura. Este proyecto es también gracias a ellos y, sobre todo, gracias a mi profesora de Segundo de Bachillerato, pues me hizo descubrir obras y autores fantásticos. Aunque en su momento, a veces pudiera llegar a agobiarme o parecerme una pesadilla por las circunstancias, hoy en día no puedo estar más agradecida de haberlos descubierto. Fue precisamente la admiración que sentía por ellos lo que me hizo adentrarme en este mundo.

Sí es cierto que la escritura es una disciplina bastante complicada, pero al final es como todo. Estoy segura de que cualquier persona a la que le brindemos las oportunidades y herramientas necesarias podría dedicarse a la escritura, pintura o a cualquier ámbito que deseara. Todo es cuestión de apostar y apoyar.

Poema Plegarias.

Queremos felicitarte especialmente porque a principios de este duro año 2020, y con tan sólo 20 años, valga la redundancia, has publicado tu primer libro. ¡Enhorabuena! Una experiencia como esta es un golpe de adrenalina muy fuerte, ¿Cómo te notificaron esta noticia? Y lo más importante, ¿Cómo viviste todo el proceso de creación del libro?

¡Muchas gracias! Para mí está siendo una experiencia muy enriquecedora porque estoy aprendiendo mucho de las vivencias de los lectores a través de los poemas y como bien decís es una sensación de adrenalina y motivación por querer seguir luchando en este camino.

Aprovechando esta pregunta me gustaría darle las gracias a todas las personas que han apostado por mí y por mis poemas alguna vez, pero en especial quiero agradecerle todo el apoyo y ánimo que me han brindado Diego y Alberto, ambos de la Fundación Avanza, puesto que sin ellos la materialización de mi libro nunca habría sido posible.

Todo empezó cuando conocí a Diego de manera casual por su participación como jurado en un concurso de debate que iba a celebrarse en Huelva. A raíz de nuestras conversaciones (no sé cómo pudo darse cuenta) me preguntó si me gustaba escribir, a lo que contesté que sí. Unas semanas más tardes nos reunimos y le enseñé mi cuaderno donde tenía escritos algunos poemas y por suerte le gustaron bastante. Fue aquí donde surgió la idea de hacer mi propio poemario. Cuando te ofrecen este tipo de proyectos experimentas sensaciones muy contradictorias, pues te sientes en una nube, pero a la vez es algo imposible de creer. ¿Cómo iba a tener yo mi propio libro? ¿Cómo iba a ser yo una escritora de verdad? Me costó mucho hacerme a la idea de que uno de mis sueños iba a hacerse realidad y hasta que no lo tuve en mis propias manos no fui realmente consciente de ello.

El proceso de creación del libro fue también muy contradictorio. Estaba bastante ilusionada, pero a la vez sabía que tenía que tomarme muy en serio mi trabajo (soy una persona muy perfeccionista). Sin embargo, tanto escribir mis poemas como trabajar con la Fundación Avanza ha sido una experiencia maravillosa y por suerte nunca me he encontrado ninguna piedra en el camino. Estoy verdaderamente feliz, aunque sé que también puedo mejorar y es a lo que me dedico ahora para un futuro (espero que bastante próximo).

Ejemplar en físico. Te Amo, One

Tu libro se centra en contenido de actualidad, incluyendo tu faceta más activista. Sin embargo, el amor es el tema protagonista de la mayoría de tus temas. Hablar de temas tan abstractos como este es bastante complejo pero consigues transmitirlo muy bien gracias a una perspectiva muy personal y auténtica. ¿Cómo lograste reflejar tu intención artística en el libro?

Creo que a lo largo de esta entrevista he dejado caer en varias ocasiones que soy una persona bastante perfeccionista y que me gusta mucho trabajar y mejorar aquello a lo que me dedico. Sé que me queda mucho por aprender, pero considero que he dado un enfoque bastante detallista al libro. Está organizado en tres etapas: supergigante azul, supernova y agujero negro. Quise aprovechar esto para introducir mi faceta científica ya que es a lo que me dedico. El nombre de estas etapas no es más que una metáfora del significado de cada una de ellas y de lo que el lector va a encontrar en ellas. En resumidas cuentas, la primera va dirigida hacia mí misma y a mi fuerza, la segunda hacia el amor (pareja, amistad, familia…); la última, el desamor y la tristeza.

En el libro también podéis encontrar muchas ilustraciones de la mano de Christian Carrasco, que desde el primer momento me ha ayudado y se ha ofrecido siempre a plasmar y hacer realidad mis versos e ideas. Siempre le voy a estar agradecida por ello y aún más por ser capaz de interpretar tan bien todo lo que quería decir. Os invito a que os detengáis en ellas porque son un auténtico regalo y, además, te hacen explorar y fantasear un poco más sobre el contenido de los poemas y por dónde puedes llegar a enfocarlos. Creo que también es divertido e interesante pararse a pensar en qué quiere decir un poema o el por qué de una ilustración en concreto. La poesía también es eso, el arte en general es eso: intentar conectar con el artista y averiguar su intencionalidad.

Sabemos que tienes un gran respeto a la escritura. Muchas veces vemos escritos que parecen “sencillos” aunque hacer que algo parezca sencillo requiere mucho trabajo y dedicación. ¿Cuál/es es tu proceso creativo? ¿Cuál sería para ti la clave de un buen poema?

Cómo proceso creativo, quizás siga uno de manera automática e inconsciente. Lo único que puedo deciros es que no tengo una rutina para escribir. No soy una escritora que me marque unos objetivos ni unos retos. Podría decirse que mi proceso creativo es la espontaneidad. Hay días en los que puedo escribir cinco poemas y luego semanas en las que mi creatividad es nula. Tengo que reconocer que estos ritmos vienen marcados por mis sentimientos y sensaciones, que al menos a mí me influyen mucho a la hora de expresarme. Básicamente escribir poesía es para mí una necesidad en función de cómo me sienta.

Respondiendo a la segunda pregunta, creo que es muy difícil establecer las claves de un buen poema, sobre todo para una escritora novel e inexperta para mí. Además, es una cuestión que me ronda mucho la cabeza porque no sé si para escribir una poesía hay que tener unas bases previas ni establecer una serie de normas. Esto no es solo un debate que me surge a mí, sino que es un debate de actualidad. Por un lado, tenemos aquellos que piensan que hay que guardar unas formas, utilizar una retórica y un lenguaje concreto y por otro, los que consideran que la poesía es un arte libre. Creo que es difícil encasillarme en alguno de los dos bandos pues, aunque es cierto que estoy de acuerdo en que al ser una disciplina debe estar refinada, trabajada y estudiada, si analizamos las distintas etapas literarias, todas seguían sus propias líneas y muchas veces se contradecían entre ellas.

Estoy entonces de acuerdo en que un poema no puede ser un trabajo mal hecho diez minutos antes de entregarlo, pero creo que como todo, la poesía también se regenera y renueva y por consiguiente aparecen nuevas técnicas y líneas de expresión. Aquí surge el mero debate, ¿qué sí es poesía y qué no?

Poema Portí, para siempre.

En la actualidad, todos tenemos cierta facilidad de dar a conocer nuestro arte gracias a las redes sociales. De hecho, muchos influencers y cada vez más, se unen al mundo de la poesía gracias a que es un recurso “accesible” ¿Cómo te sientes en el mundo de la escritura y de la poesía de hoy día? ¿Crees que es un mundo tan accesible como lo describen?

Me alegra mucho que me hagáis estas preguntas ya que creo que es un tema bastante importante. Si no os importa voy a hablar un poco más en general. Como he comentado antes, la poesía es un mundo al que puede pertenecer cualquier persona con oportunidades y recursos. Otro tema es que tus poesías sean lo suficientemente conocidas como para poder vivir de ellas y que sea tu profesión. Aquí entra mi generalización y creo que es muy difícil ascender desde una posición baja, ya sea económica o de ser una persona anónima. Por suerte hay personas que lo consiguen, pero creo que este sistema y esta sociedad dificulta mucho el poder ascender y hacerte más conocido. Creo que hay pocas oportunidades para las personas de a pie.

Sin embargo, me alegro de que aquellos influencers o famosos que se dedican a otros ámbitos se atrevan a sacar sus propios libros de poesía, pues creo que somos muchas las personas que escribimos, aunque no lo parezca. Al fin y al cabo, tienen oportunidades y apoyos suficientes para poder emprender distintos proyectos. Ya he dicho que es un privilegio que otras muchas personas, por desgracia, no tienen. Por eso creo que ya que ellos lo tienen deberían aprovecharlo. Aun así, considero que el valor del arte es inmenso y tampoco me gusta que se utilice como una moneda o para ganar más fama para aquellas personas que no la necesitan para vivir de ello. Me repito en que la poesía es algo que debe hacerse con amor y de manera muy cuidada.

Cómo toda artista, sabemos que estás trabajando en nuevos proyectos muy especiales, ¿Cómo te ves de aquí a unos años? ¿Cuáles son tus metas en un futuro cercano?

Aunque es cierto que me está costando acostumbrarme a esta nueva normalidad y no he desarrollado muchos nuevos proyectos, en mi cabeza siempre surgen ideas en las que me gustaría trabajar en el futuro. Lo primero que hago es apuntarlas y sé que llegará el momento oportuno para poder llevarlas a cabo cuando corresponda. Creo que no hay que forzar las situaciones y por más que me gustaría, ponerse en el momento inadecuado solo traerá consigo el resultado inadecuado.

Sigo trabajando en mis poemas y cada vez intento mejorar más en ellos. La escritura me apasiona y me gustaría explorarla al máximo, es por ello, que os cuento en primicia que estoy pensando nuevas ideas y conceptos. En un futuro me gustaría sacar otros libros (¡a quién no!), pero me gustaría enfocarlos de manera muy distinta y quizás no tengan que ser poesía. Me gusta experimentar, pero para ello primero tengo que ordenar todas las ideas que sobrevuelan mi cabeza a todas horas. Una de las cosas que más me atraen es hacer un libro reivindicativo en el que se muestren mis ideales. Sé que es un concepto de libro que no puede gustar a todo el mundo, pues no todas las personas que me rodean comparten mi ideología. Sin embargo, no creo que deba renunciar a ella y, ¿por qué no iba a escribir sobre ello si está siempre presente en mí?

No sé cuáles son mis metas para un futuro cercano pues pensar en el futuro me asusta tanto que no me deja marcar mis propios objetivos. Sé que no hay por qué sentir este miedo irracional, pero hoy en día es algo con lo que muchas personas seguimos luchando. Me gustaría acabar mi carrera universitaria (que no tiene nada que ver con la poesía), pero también me gustaría que mi amor por la literatura y la poesía en sí no quede en una anécdota del 2020 cuando publiqué mi primer libro. Me encantaría que esto solo fuera el principio y que, hasta el final, estéis ahí. ¡Gracias!

Te Amo, One.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *